• Apoyado por la sociedad
    Apoyado por la sociedad El 'Modelo Avilés' de atención a personas con trastornos mentales sigue sumando apoyos. En esta ocasión han salido en su defensa la Federación Española de Rehabilitación Psicosocial (FEARP)
  • Un modelo premiado
    Un modelo premiado El "Modelo Avilés" sigue siendo un ejemplo para seguir en las prácticas de salud mental. Así lo destacó el jurado del premio "Jaime Albert Solana"
  • Un modelo con garantías
    Un modelo con garantías Con la apertura del 'Modelo Avilés' pudimos felicitarnos por la apuesta firme de un modelo de atención a las personas con trastorno mental grave» con garantías
  • Referencia internacional
    Referencia internacional La calidad de los profesionales de Salud Mental de Avilés ha convencido a los estadounidenses para divulgar en España el ‘recovery’, que potencia la autonomía del enfermo mental y erradica todos los estigmas sobre ella.
  • Integración
    Integración Numerosos estudios de investigación confirman que la integración en la comunidad de una persona con una enfermedad mental supone uno de los mejores respaldos para su buena evolución clínica.
  • Adaptado a nuestra realidad
    Adaptado a nuestra realidad El Modelo Avilés es una adaptación del modelo TAC norteamericano a nuestra realidad asistencial para facilitar la implantación de estos dispositivos que tan eficaces se han mostrado en estudios publicados.
  • Desde 1999
    Desde 1999 En Avilés se puso en marcha en 1999 un Equipo de Tratamiento Asertivo Comunitario basado en el modelo de Stein y Test. Las visitas domiciliarias y las intervenciones con los pacientes son la norma de nuestra intervención.

El 12º Simposio TAC en la prensa

 Pinchar en leer más para ver todas las noticias del simposio.

 

 

CONCLUSIONES 12 SIMPOSIO TAC.  C. G. MENÉNDEZ

Introducir protocolos que evalúen a los pacientes susceptibles de ser incapacitados jurídicamente, incorporar a los familiares y usuarios en todos los ámbitos de la salud mental, utilizar un lenguaje compartido por las distintas partes implicadas y otorgar a la visita domiciliaria psiquiátrica la relevancia que tiene en el tratamiento y la evolución del paciente son algunas de las conclusiones del 12º Simposio nacional asertivo comunitario en salud mental celebrado en Avilés. Para el psiquiatra Juan José Martínez Jambrina, presidente del comité organizador local de esta cita ya estable en la ciudad, el congreso contó con un plantel de profesionales de primera línea entre los que citó al profesor Alan Rosen, de Sydney (Australia); el psiquiatra Renzo Bonn, de Trieste (Italia); o los finlandeses (Anni Haase y Timo Haaraniemi, psicóloga y enfermero psiquiátrico respectivamente de la Unidad de Agudos del Hospital Karopudas en Tornio (Laponia Occidental). Asimismo, resaltó la presentación de comunicaciones e "interesantes novedades" por parte de expertos españoles. "Su presencia aquí ha supuesto un respaldo a nuestro modelo de trabajo y su compromiso con una línea ideológica compartida. Todos queremos seguir apoyándola dado su carácter integrador, que une lo bueno de todos para que los pacientes se beneficien de algo tan grave como la enfermedad mental", señaló el director del servicio de Salud Mental del área sanitaria III.

Sobre la incapacidad jurídica de la enfermedad mental, uno de los temas abordados en el simposio, el doctor Martínez Jambrina hace hincapié en la necesidad de crear protocolos que evalúen a los candidatos "para que quien tome la decisión sobre la competencia que se pueda retirar cuente con muchos elementos. Defendemos la retirada sólo de ciertas competencias y que se tutelen determinados planos personales, como el control del dinero; es decir, retirar la capacidad de acudir al banco pero no suprimir otros planos de la vida". En este sentido, el psiquiatra puso como ejemplo "mantener el derecho al sufragio que ahora se retira con todas las tutelas y significa la muerte civil del paciente".

En cuanto a la visita domiciliaria, el especialista pone de manifiesto su importancia dentro de la psiquiatría del futuro. "No se trata de una cuestión de hippies o psiquiatras extravagantes, sino de una psiquiatría reglada y con un valor incalculable. Hablamos de una intervención menos coercitiva para el paciente. La persona que ingresa en un hospital juega fuera de su terreno; en casa, el que domina es él y podemos conocer su entorno de primera mano".

A la hora de evaluar el tratamiento asertivo comunitario basado en atender a la persona con enfermedad mental en su contexto más próximo -el domicilio-, el doctor Jambrina indica que "figura entre las siete intervenciones reconocidas en Estados Unidos y con pruebas para implantarlo en todos los estados. Los profesionales sólo podemos trabajar donde sabemos que somos útiles".

El psiquiatra defiende el trabajo multidisciplinar en beneficio del paciente: "Los clínicos nos llevamos las medallas, pero el trabajador social y el personal de enfermería desempeñan un papel fundamental".

En el camino de la lucha contra el estigma que sufren las personas con enfermedad mental, Jambrina considera que "más allá de cualquier campaña o lema, la mejor intervención es el trabajo psiquiátrico bien hecho, que los pacientes tengan buenos tratamientos y buenos profesionales; eso acabará con el estigma. En Avilés ya tenemos pacientes muy aceptados, considerados y apoyados por los vecinos. Existe una red de apoyo discreta que permite que la gente lleve una vida normal".

ENTREVISTA CON RENZO BONN. C. G. MENÉNDEZ

Un gran caballo azul situado en el estrado del salón de actos del Hospital San Agustín presidió las distintas intervenciones del Simposio Nacional Asertivo Comunitario en Salud Mental celebrado esta semana en Avilés. Representaba a Marco, un corcel de madera y papel maché realizado a principios de los años 70 en Trieste (Italia) con motivo de la transformación que vivió el hospital psiquiátrico de la localidad a manos de Franco Basaglia para convertirse en un centro con una nueva dimensión terapéutica. La barriga del animal se llenó entonces de los deseos de todos los pacientes ingresados antes de salir por la ciudad encabezando un gran cortejo. Italia iniciaba entonces una reforma psiquiátrica sin precedentes que se convertiría en un referente mundial. Renzo Bonn, miembro de la junta directiva del Who Collaborating Center para la Salud Mental de Trieste explicó a los participantes en el congreso avilesino el modelo italiano del que se siente muy orgulloso.

-¿Qué destaca de esta reforma?

-Trieste introdujo el derecho de tratamiento a los enfermos mentales. Franco Basaglia, utilizando los conceptos de la psicopatología fenomenológica, apostó por liberar a la persona con enfermedad mental de los hospitales psiquiátricos ya que sólo así se podría confrontar con la realidad de la enfermedad. Este es el núcleo principal de esa transformación ya que el hospital psiquiátrico es una cárcel; de hecho, en Italia dependían del Ministerio del Interior y no de del Salud.

-¿Cómo era Besaglia?

-Un hombre fascinante, inteligente, un visionario lúcido además de un mito de la psiquiatría. De joven fui a hablar con él porque quería trabajar en su equipo. Los primero que me preguntó fue: "¿Quieres trabajar conmigo o vienes aquí como turista psiquiátrico? Y es que a Trieste iban profesionales de todo el mundo. Besaglia consideraba que la técnica era inútil si no se confronta con la persona, algo que comprobé sobre todo con una mujer de la que todavía me acuerdo aún habiendo transcurrido más de 30 años. Ana padecía esquizofrenia y no hablaba, apenas balbucía sonidos similares al de un animal. Con la transformación del hospital psiquiátrico pasó a residir en un piso con otros pacientes. Después de un año fui a verla y cuál fue mi sorpresa cuando me abre la puerta y pregunta si quería un café. Ejemplos como este revelan el núcleo principal de la reforma en Trieste.

-Esta reforma ha significado la desaparición de los hospitales psiquiátricos.

-Sí, así lo dice la ley. En su lugar existen centros de salud mental abiertos las 24 horas y que cuentan con unas camas. El de Urdine, donde yo trabajo actualmente, tiene ocho camas. Además, el hospital general ofrece servicios para algunos casos de emergencias.

-¿Y también atienden en los domicilios?

-Sí, es un modo de trabajar dentro de la red social. Es conveniente conocer el contexto del paciente, ya que puede anular o ayudar en el tratamiento.

-¿Este modelo ha humanizado la psiquiatría?

-Lo que se ha hecho es restituir la dignidad del ser humano. No se puede curar a una persona que no tiene derechos. Con este sistema, un mismo equipo trata al paciente tanto cuando está en plena crisis como durante su seguimiento. Se garantiza una continuidad en el tratamiento lo que conlleva reducir el consumo de fármacos.

-¿Las personas con enfermedades mentales pueden llegar a curarse totalmente?

-Algunas sí, aunque la mayoría acarrea una larga historia. No obstante, el objetivo no es tanto eliminar el síntoma como garantizar una buena calidad de vida con o sin ese síntoma. Tengo pacientes esquizofrénicos y con otras patologías que trabajan y son productivos y a un nivel muy alto.

-¿Qué papel juegan las familias en los tratamientos?

-Tener un paciente crónico o grave es un gran problema en cualquier caso y en psiquiatría más porque a veces la familia es parte de ese problema. Hoy en día hay muchas organizaciones de familiares con las que se trabajan muy bien. Nosotros tenemos un equipo multidisciplinar que actúa con ellas.

-Las enfermedades mentales graves afectan más a hombres o mujeres?

-La edad media de nuestros pacientes es de 43 años. Hay más hombres con esquizofrenia que mujeres, situación que se invierte en el caso de las depresiones graves, que afectan en mayor medida a la mujer. Un aspecto a destacar es que han aumentado las enfermedades mentales entre los jóvenes como consecuencia del consumo de alcohol, marihuana y nuevas sustancias. Las drogas son un factor de riesgo importante en la salud mental.

-Los psiquiatras en España señalan que sus consultas están saturadas. ¿Ocurre lo mismo en Italia?

-Vivimos una psiquiatrización de los problemas normales. La gente cree que tiene el derecho a ser feliz pero como decía Aristóteles, el hombre no se creó para ser feliz, sí para afrontar bien los problemas.

Buscar

Este sitio web está dirigido a profesionales. Para acceder a todos los contenidos es necesario registrarse. Solicite su inscripción AQUI. Su petición será revisada por la administración de este sitio.

Sobre Modelo Avilés

El Tratamiento Asertivo Comunitario (TAC), desarrollado por Leonard Stein y Mary Ann Test en Wisconsin (USA) es una forma de estructurar la asistencia a las personas con enfermedades mentales graves que focaliza su campo de actuación en el entorno social mas próximo al paciente. Las intervenciones domiciliarias constituyen la piedra angular del TAC, tratando de integrar actuaciones diversas (farmacológicas, psicoterapéuticas, sociales, familiares, laborales). Leer más: ¿Qué es el Tratamiento Asertivo Comunitario?

Redes sociales

FACEBOOK TWITTER